jueves, 28 de junio de 2012

Actualidad: Metro de Madrid recupera las tarifas según trayectos

Ayer, 26 de junio de 2012, Metro de Madrid ha introducido una modificación tarifaria consistente en calcular el precio del viaje, dentro de la zona A, según el número de estaciones recorridas, oscilando entre 1,50 € para trayectos entre 1 y 5 estaciones, y 2 € para trayectos de 10 o más estaciones, desapareciendo así la tarifa única para cualquier trayecto dentro de la zona A.
Sin embargo, ésta no es una situación nueva para el metro de Madrid, pues desde su inauguración, el 17 de octubre de 1919, hasta el 16 de noviembre de 1956, se estuvo empleando el sistema de tarifas por trayectos.
Cuadro de tarifas por trayectos tras la inauguración del tramo Sol-Atocha. 1921. Colección César Mohedas.
Inicialmente, la venta de billetes se realizaba de forma manual. El viajero comunicaba a la taquillera su estación de destino y ésta le proporcionaba un billete por el importe correspondiente al trayecto a realizar. A continuación y antes de bajar a los andenes, se procedía a la comprobación del billete por las "revisoras" y a la salida también se procedía a comprobar que el billete realmente correspondía al trayecto realizado. Para eso llevaba impreso el nombre de la estación de origen y su importe. Los billetes se fabricaban en el mismo momento de su adquisición por unas rudimentarias máquinas billeteras "NATIONAL".
Este sistema de venta de billetes resultaba muy problemático por su lentitud, por cuyo motivo, en el año 1931, se instalaron dos modelos de máquinas billeteras automáticas, a titulo de ensayo, en las estaciones más importantes de Sol y Cuatro Caminos, que descargaban de trabajo a las taquilleras en los momentos de grandes aglomeraciones de público, facilitando a los viajeros la adquisición de los billetes, pues expendían éstos con el nombre e importe ya impreso, sin necesidad de pasar por la taquilla. El resultado fue muy favorable y se extendió a varias estaciones más en los años siguientes. La revisión se seguía realizando tanto a la entrada como a la salida, hasta el 16 de noviembre de 1956, cuando, una vez implantada la tarifa única para cualquier trayecto, se hizo innecesaria la revisión a la salida. Posteriormente, se suprimió también la revisión a la entrada, a medida que se iban reformando los vestíbulos, pasando a realizar este cometido las taquilleras.
Una mejora realmente importante se produjo en el mes de junio de 1969 al instalarse, a modo de ensayo, en la estación de La latina, de la recién inaugurada línea 5, las primeras máquinas automáticas de venta de billetes con banda magnética, que permitían el acceso por medio de torniquetes.
Primeras máquinas billeteras automáticas que ya expendían billetes con banda magnética, junto a los primeros torniquetes, instalados a modo de ensayo, en junio de 1969, en la estación de La latina. Foto Metro de Madrid.
Vistos los excelentes resultados obtenidos por la instalación prototipo, se procedió inmediatamente a adquirir 10 nuevas máquinas billeteras automáticas a la casa inglesa SETRIGHT, quedando en servicio la primera de ellas el 10 de febrero de 1970 en la estación de Atocha.
La instalación de torniquetes no fue, sin embargo, paralela al de las maquinas billeteras, por lo que, una vez obtenido el billete, el viajero debía de pasar por la taquilla para cancelarlo.
También se procedió a adquirir para instalar en las taquillas,  nueva maquinas billeteras Bell Punch, mas conocidas como B.P., sustituyendo a las más antiguas.
Máquinas Billeteras SETRIGHT instaladas en la estación de Cuatro Caminos, línea 1. Colección César Mohedas.
A partir de ese momento, la evolución y mejora fue constante, tanto de las máquinas billeteras automáticas, como de las máquinas billeteras de taquillas y los torniquetes, hasta llegar a las actuales METTAs, Máquinas Expendedoras de Títulos de Transporte Automáticas, y VAPEs, Venta Automática con Pago Eléctrónico. Las primeras admiten el pago tanto en metálico como a través de tarjeta de bancaria, mientras que las segundas sólo admiten el pago con tarjeta bancaria.
Máquinas billeteras actuales, METTAs y VAPE. Estación Atocha. Foto César Mohedas.
La versatilidad de estas máquinas hacen posible introducir cualquier cambio en el sistema tarifario sin ningún problema, lo que ha facilitado la reimplantación del sistema de tarifas por trayectos. La operativa para la obtención del billete es la siguiente:
1º. Seleccionar en la pantalla de inicio, el tipo de billete. En este caso, sencillo.
2º. Seleccionar la línea, y si no se sabe, la letra inicial de la estación de destino.
3º Seleccionar la estación de destino en la lista.
4º. Confirmar la operación.
Como vemos, un sistema bastante sencillo, pero que presenta un fallo, pues no existe revisión a la salida, por lo que la comprobación de que, efectivamente, se viaja con el billete correcto, sólo se puede hacer a través de las intervenciones de billetes rutinarias. Esto se solucionaría con la instalación de torniquetes en el sentido de salida, una operación con un alto coste económico, impensable de realizar en el momento actual.
Billetes expendidos por máquinas NATIONAL, BELL PUNCH (B.P.) Y METTA actual. Colección César Mohedas.

10 comentarios:

  1. Todo esto se refiere al billete "sencillo". Pero ¿qué pasa con otro tipo de billetes como el Metro-Bus de 10 viajes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:
      Los otros tipos de billetes, no han sufrido modificación. Siguen como estaban.
      Saludos y muchas gracias por leernos.

      Eliminar
  2. Eso iba a decir yo, SIN COMENTARIOS, cada dia un poco más caro, esto es una pasada!!! Desde que llegó el Euro esto es una ruina. Nos estan clavando 333 pesetas por un viaje que antes no llegaba a 100.
    Excelente Cesar, tu colección de imagenes y tus depurados artículos no tiene ningún reproche. Eres un As.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      Efectivamente todo ha ido subiendo, no sólo el metro. A mi, me afecta de lleno, pues soy un defensor total del transporte público, y todos los dias voy al trabajo, desde Goya hasta Puerta del Sur, en metro, con mi abono B1. Podía ir en coche, pero en metro voy mucho más tranquilo, descansando y sin prisas, porque funciona muy bien.
      ¡que le vamos ha hacer!
      Saludos, César.

      Eliminar
  3. He llegado a tu blog desde Tranvía Portal y he de decirte que me ha encantado. Cuenta con un lector más, y te animo a que sigas escribiendo sobre temas madrileños.

    Respecto a la subida de tarifas... sin comentarios. Está claro que a los que viajan en coche oficial no les afecta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leernos y espero que te siga gustando.

      Eliminar
  4. Brillante,me han enlazado desde Andén 2,tengo otros temas pendientes en otras "pestañas".¿Tienes información de nuestros Taxis de Madrid?me encataría saber más cosas de ellos,lo poco que sé es algo de cómo iba el gasógeno (creo que era como un coche a vapor,o que funcionaba con la presión resultante,no lo recuerdo)que sobre los 80´se cambió los colores...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro que te guste y espero que nos sigas.
      Respecto al taxis poco puedo ayudarte pero existe un libro muy interesante sobre su historia, publicado hace ya algunos años, que quizás aún puedas conseguir. En la Casa del Libro de Gran Vía de vez en cuando aparecen libros descatalogados. Búscalo en la sección de libros de Madrid. Te doy sus referencias:
      Titulo: Historia del Taxi de Madrid
      Autor: Javier Leralta García
      Editorial: Silex
      Año: 1996
      ISBN: 84-7737.060.5
      No me suena que haya una edición posterior.

      Eliminar
  5. menudas fotos la de los billetes , y la de las máquinas antiguas , están genial

    ResponderEliminar